Aquí, mi cliente «regaló la luna» a su pareja para Sant Jordi.
Quiso regalar una encuadernación de la recopilación de los correos electrónicos que se habían escrito desde que se conocieron, y como lo tituló «Cartas a la Luna», qué mejor que hacer un estuche redondo con una fotografia de la luna ocupando toda la tapa… (los corazones que veis en la tapa del libro son un añadido a la fotografia, para preservar la intimidad de mis clientes)