Aprovechando un cambio de tapas a un libro bastante estropeado de Umberto Eco, «El nombre de la Rosa», se hicieron las nuevas tapas en medio pergamino, para que conjuntara con la temática de la historia.