La cliente tenía unas partituras de su padre fechadas entre 1898 y 1912 a las que había que darles una protección adecuada.
Para facilitar su posterior lectura e interpretación, se pensó que lo mejor era un estuche donde guardarlas.

Éste fue el resultado.