Éste fue un encargo muy especial.

El cliente quería regalar a su pareja un libro en blanco en el que ella pudiera escribir, pero que tuviera en sus primeras y últimas páginas unos poemas dedicados (me los facilitó el cliente) escritos a mano. Además, debía llevar una sobrecubierta, simulando un libro, un «best-seller», con la imagen del cuadro preferido de la homenajeada. La portada del libro debía llevar el título gofrado. Y, para completarlo, la pluma y la tinta.

El resultado fue tal como quería el cliente: los escritos a mano con plumilla, sobrecubierta diseñada por ordenador, cosido y realización del libro página a página, y confección del estuche contenedor de todo el conjunto, todo artesanalmente. ¡Un ejemplar único!