Los humanistas del Renacimiento que adoraban las formas sencillas y puras rehusaron la letra gótica por ilegible al ser tan condensada y decorada y recuperaron la forma Carolina intentando sintetizar las formas y escribir una letra de un solo trazo para escribir más rápido, lo que hizo que el alfabeto se inclinara siguiendo la inclinación de la mano, obteniendo así el primer alfabeto en cursiva de occidente.

En este taller aprendimos a hacer todo el alfabeto en este tipo de letra utilizando plumilla, tinta y papel.