Las encuadernaciones japonesas son relativamente sencillas y permiten muchas variantes: tapas de papel (blandas) o tapas de cartón (duras). En este taller aprendimos a realizar un libro con tapa dura, ¡y los resultados hablan por sí solos!